Etiquetas

, , , , , , , , ,

wp-1457490795650.jpegEn un mundo en el que la interconexión y la forma de conversación entre los sujetos es cada vez más simple gracias a las ventajas de la tecnología, los abogados litigantes no podemos quedarnos rezagados ante este avance. Nuestros servicios, la forma en que los ofrecemos, el canal de conversación y la conexión con el cliente, deben estar concebidos de tal forma que se ajusten al nuevo lenguaje comunicativo.

A menudo, las páginas de internet de las oficinas de abogados, así como las estrategias de marketing para dar a conocer sus servicios son estáticas y desatienden las nuevas tendencias. Basta mirar unas cuantas websites para darse cuenta de la falta de interacción con el posible cliente. De hecho, son tan tediosas que, en vez de plasmar la información de forma corta y fácil de comprender, eligen la enunciación de una lista interminable de servicios que, además, resultan incomprensibles; qué colombiano de a pie va a entender el servicio de “demandas ante la jurisdicción contencioso administrativa”?

Contrario a lo que podemos entender los abogados, la página web no es sólo un portal para explayarse en términos técnicos y ofrecer infinidad de servicios. Una buena página de internet debe ser interactiva, con simpleza en el lenguaje y con facilidad para la búsqueda del cliente. En otras palabras, debe “enganchar” al cibernauta para mayor tráfico en su página, su contenido debe ser supremamente fácil de comprender y debe estar organizada de tal forma que el cliente pueda ubicarse de forma rápida y sencilla en la pestaña que sea de su interés. Recuerde que si quien ingresa a su página no encuentra lo que necesita en menos de sesenta segundos, pasará a la siguiente opción que arrojó el buscador.

De otra parte, se encuentra la congruencia que debe reflejar el diseño de la página con la imagen corporativa asumida por el despacho de abogados. La letra del texto, así como las imágenes y demás elementos publicados deben tener coherencia con el aspecto que el despacho quiere proyectar hacia el público.

No obstante la seriedad que toda firma de abogados quiere exteriorizar, no hay que perder de vista la interacción y simpleza que debe tener la página de internet. Son dos elementos que deben confluir en su sitio, sin que el uno excluya al otro; máxime cuando la generación de los millennials está ingresando al mercado con gran poder adquisitivo.

Al respecto, los bufetes de abogados deben comprender que la forma de consultar en internet, a la vez que la de adquirir servicios ha sido modificada totalmente por esta nueva generación. Los dispositivos móviles son la fuente principal de consulta, por lo que su página también debe estar adecuada para la consulta móvil.

Tal vez una persona perteneciente a la generación de los baby boomers tenga la paciencia de navegar por su página de internet hasta conseguir la información que requiere. Sin embargo, la nueva generación tiene una característica predominante: la impaciencia en la búsqueda. Y es por esto, que la rapidez y facilidad son clave para su página web.

Por lo anterior, resulta indispensable que los bufetes entiendan cuáles son las nuevas formas que están gobernando las formas de búsqueda y de compra. Podrá ser de los mejores abogados en el mercado, pero si su lenguaje no está sincronizado con la manera de comunicación propuesta por las actuales generaciones el cliente elegirá a otro profesional que, aunque no sea el mejor, supo entender su particular manera de comunicación.